Tuesday, February 03, 2009

Feedback



La sal en la herida arde,
quema,
pero,
eventualmente,
la seca.

Deja una buena marca.
Ahí está la cicatriz
para no olvidarla.

Y de vez en cuando,
no siempre,
hay que sangrarla;
los recuerdos no duelen
como las cortadas suelen.

¿Aprendiste?
Espero que sí
.
.
.
ahora ve hacia abajo,
no para que le bajes la cabeza,
sino para que
no te des con esa piedra...
... otra vez.



º

3 comments:

Carlos Quevedo said...

A veces, los recuerdos
duelen
y como humanos a veces también
es inevitable darse con la misma piedra.

|andi.na| said...

este iba a ser mi comentario en mi post.

Tremendo feedback.

Nokenicus said...

Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una especie de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.